*

*

domingo, 21 de agosto de 2016

El beso de una madre.-



Quizás vengan las tan deseadas vacaciones y quizás no sean lo que tu esperabas.
la propuesta para este verano eran del estilo Bod Marley. Playa, esos chiringuitos que se convierten en la noche tomando un aire ibicenco, un par de mojitos... y ante todo, "mucha calma..."
Rara vez nuestros planes iniciales se convierten en los finales y a mitad de tanto plan, uno tiene que reinventarse una y mil veces.
Una avería inesperada en el coche con un desembolso importante, unas propuestas de visitas que no llegan a producirse, ese chiringuito ibicenco que se convierte en el sofá de tu casa y en fin, la madurez para saber ir adaptándonos a las situaciones.

Hoy ha ocurrido lo inesperado.
los hijos por definición solemos ser egoistas con nuestras madres y a veces no nos damos cuenta de que le vamos dando nuestras migajas y hoy ha sido un día de estos.
Ante el enésimo plan fallido de un domingo de agosto, llamada a mi madre.
Ella pensaba que subiría a un campo a comer, pero tampoco la han llamado.
quedamos, llevo una barra de pan, un pastel de carne de esos que tanto le gustan, comemos, la charla, sus inquietudes y al final de la comida, cuando ella se va a descansar y tú te quedas acabando el cigarrillo, te coge por detrás y te besa.
Un momento mágico y eterno y es que por muy mayor que esté y por muchas enfermedades que padezca, una madre siempre es una madre.
A pesar de estar en lo mejor de tu madurez, y de aprender a batallar en mil y una batalla, y de verla tan mayor e indefensa, el beso de una madre, de mi madre, como lo ha hecho hoy, sin lugar a duda ha sido el mejor beso de este verano, ese que te recuerda que eres su hijo, su pequeño y que mientras ella viva, no te puede pasar nada.

El beso de una madre, de cualquiera de nuestras madres, de mi madre.







8 comentarios:

  1. Es hermosa tu mami, Roberto, y tu cara refleja la emoción contenida, soltá los labios y sonreí entre lágrimas, es tu mejor homenaje a ella, un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  2. Ups.....! se me han llenado los ojos de lágrimas, lo que daría por un beso de mi mamá ♥

    Me alegro por ti, qué bendición!

    =))))

    ResponderEliminar
  3. Ha sido un relato bonito de esos que escribes sin pensar.
    Es importante teneros a todos en este bloguert y mi madre, nuestras madres, no debían faltar.
    Un abrazo a todos!!!

    ResponderEliminar
  4. La tienes viva. ES una bendición una madre. Cuánta se puede platicar con ella. Por ello la recuerdo, y sus cuentos legendarios. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  5. Relato precioso pero mira a ver si haces mejores fotos jaaajaaa. Ayyy la edad...esas arruguitas, ese pelo blanquito, esa ternura e indefensión...Para ella seguirás siendo su niño pequeño, abrázala con ternura, acaríciale con suavidad, huele su perfume....esos recuerdos serán únicos. Aprovecha que todavía la tienes y disfruta lo que puedas con ella...un besito a tiempo es sacarle la mayor de las sonrisas. Ella no te decepcionará hagas lo que hagas....siempre te querrá y esos pequeños ojitos dulzones no se te olvidarán nunca. Quiérela como nunca hayas querido a otra mujer porque ella es única, formas parte de ella y eso nada ni nadie te lo podrá quitar jamás.

    ResponderEliminar
  6. Siempre me ha ayudado. A los 16 con mis malas notas. A los 28 con mi mal de amores y a los 47 con sus taperware. Se que algun dia se ira y se que ese dia me quedare sin familia. Mientras tanto... a disfrutarla...:) un abrazo Eva!!!

    ResponderEliminar
  7. Siempre me ha ayudado. A los 16 con mis malas notas. A los 28 con mi mal de amores y a los 47 con sus taperware. Se que algun dia se ira y se que ese dia me quedare sin familia. Mientras tanto... a disfrutarla...:) un abrazo Eva!!!

    ResponderEliminar