*

*

jueves, 15 de noviembre de 2018

Un día de lluvia.

Un trueno seguido de un relámpago seguido de la lluvia.
Ese es su despertar.
La ansiedad, propia de la ruptura, lo hace vulnerable.
Si no hubiera dicho, sino hubiera hecho, si hubiera sido más paciente...
Ante la ansiedad, una ducha con agua templada, ropa limpia y medicación.
Pastillas mágicas que tardan en hacer efecto sobre su organismo para intentar tener su cerebro inactivo, muerto.

Son las siete de la mañana y es una forma triste, pero colectiva, de empezar la mañana.
El grado de infelicidad de esta sociedad es tremendo y va en aumento.
Él, aunque lo sabe, no le reconforta.
Empieza su mañana.
Si no hubiera dicho, sino hubiera dicho, si hubiera sido más paciente...

Primer café de la mañana con sus dos compañeros.
Charla ante un café humeante que bebe de un sorbo.
Un cigarrillo como ensaimada.
Si no hubiera tomado, si no hubiera comentado, si no no hubiera ido...

Y así, día tras día, sorbo a sorbo, cigarrillo a cigarrillo hasta que llega su ansiada noche.

Pastillas mágicas, pero esta vez para dormir.
Dormir se convierte en un alivio.
Ya no sueña con ella, de hecho, ya no sueña con nada.


Carmen... mi amiga moderna!!!

ayer fui a visitar una residencia en Santa Pola y allí estaba Carmen, una residente mayor, independiente y muy moderna.

la encontré en su habitación individual, con sus malla de colores, con su pelo blanco, con un corte de pelo muy moderno y con un colgante de plata sobre el pecho.

le gustan las novelas, el libro hablado, hacer molde, el cubo de rubí... si, el cubo de rubí, y es un ejemplo de aceptación de su ceguera y avanzad edad.

en su habitación estaban sus cosa. una cómoda llena de fotos de su vida, un oregero mecedora lleno de color y en fin... un ejemplo para tanta tristeza que se deriva de la ceguera y de cuarta edad.

le vi un andador y es que resulta que anda por series.
16 largos al jardín.

le vi una bombona de oxígeno y me comentó que eran sus pulmones.

hablamos de su hermana, cuñado... de como se quieren, como se siente muy querida... su familia, la de siempre, la de origen.

y salí sumamente agradecido por la lección de vida que recibí.

ceguera, tercera edad, enfermedad, residencia y felicidad!!!