*

*

jueves, 20 de junio de 2019

Potrosidad.-

Potrosidad.

Hoy he leído un artículo sobre la ansiedad.

Habla de cuatro pasos para superarla.
Afrontamiento, aceptación, flotar y dejar pasar el tiempo.

Afrontar encaja con mi palabra preferida.
Antes era reblar, ahora es coraje, es decir, hacer una cosa aunque te de miedo.
Habla de algo que siempre he pensado, que los temores mentales siempre son mayores que los reales.
Habla de afrontar situaciones, aunque nos den miedo, porque son miedos irreales, que no existen.

El segundo paso, aceptar.
Aceptar las emociones que se generan, como lo que son, emociones irreales, con sus síntomas.
Mareos, taquicardias,...
Habla sobre aceptarla y no hacerles mucho caso.

Flotar... me encanta.
Ponerte en movimiento para que las emociones irreales pierdan fuera y tb la sintomatología.
Nada de quedarse parado.
Enfundarnos las zapatillas de correr y salir a andar.

Y dejar pasar el tiempo.
La ansiedad se va generando en nuestro cerebro poco a poco hasta que nos daña, y poco a poco debe disiparse.

En los momentos malos, habla sobre crearnos un mantra y repetírnoslo.
Distraer la mente, dejar pasar el tiempo, castigar el cuerpo para doblegar la mente... no está mal.
Es una buena receta.

Tb habla sobre la despersonalización, es decir, vernos como desde fuera, como si estuviéramos soñando lo que realmente estamos viviendo.

Ha sido un buen artículo.
Dice que la ansiedad afecta a un 10% de la población y que es muy trabajable, aunque molesta.

Habla sobre visualizarnos sobre como estaremos cuando la ansiedad disminuya.
Visualizarnos en una playa bañándonos tranquilamente, o en la montaña viendo un paisaje precioso.

Ha sido un buen articulo y enlaza plenamente sobre dos post que escribí en este blog hace tiempo:
Coraje y madurez.
No permanecer quieto en aquellos momentos en los que estemos ansiosos.

Así que dejo este post, pero esta vez, sobre la potrosidad.
Suena mejor que ansiedad... no???



domingo, 16 de junio de 2019

Independencia emocional.

Independencia emocional.

La dependencia emocional te hace sufrir mucho.

Siempre dependes de este o aquel para hacer esto o aquello y las personas, falibles y perfectamente imperfectas, tarde o temprano, fallamos y terminamos causando efectos en la persona dependiente, siendo totalmente inconscientes de ello.

Por otro lado, las personas dependientes enmascaran defectos de amigos y familiares, por no sentirse solos... y "tragan" con cosas con las que no deben tragar.

Hoy he vivido como mi cuarto domingo en soledad... tampoco lo recuerdo.

Madrugar, desayunar viendo el mar, correr a tu ritmo, sin prisas, tus estiramientos, tus flexiones.

Comer en un bar de ingleses de Rojales comida escocesa, suena hasta divertido, y la verdad, está siendo un día encantador, tan encantador, como el domingo pasado.

Mencionando al refranero español, "el buey suelto bien se lame" o "más vale estar solo, que mal acompañado" y sí, a veces desayunar con amigos es un lío, que te tienes que amoldar a este o aquél.

Comer en familia tb puede ser otro lío. Hay que llegar antes de la hora, hay que llevar algo, hay que ayudar con la mesa, hay que callar, tb a veces para no liarla.

Y el deporte en compañía, si es muy máquina, te funde y si es un paquete, te desespera.

Así que hoy toca un domingo en solitario pero activo.

De vapear, hacer kilómetros y estar contigo mismo, observando, pensando, recapacitando pero viene bien después de estar seis días acompañado, pasar un día solo, al menos así lo veo yo.

Así que este post va por la independencia emocional.