*

*

martes, 25 de abril de 2017

La zona de confort.-


La zona de confort.-

las nuevas corrientes psicológicas unidas a la formación de coaching en la llamada, "universidad de la vida" o, curso a distancia de la Universidad X de sudamérica, nos invitan a salir de la llamada, "zona de confort".
"no te gusta tu trabajo? sal y busca otro".
"no te gustan tus amigos? apúntate a un grupo de singles y sal a hacer senderismo los domingos".
"no te gusta tu familia? los amigos son la familia que uno elije", y así hasta el infinito.
las personas necesitamos una zona de confort, un médico de cabecera que conozcamos desde siempre, un empleo, que el jefe cabrón se jubila, o mejor aún, se muere, pero uno no abandona su trabajo así como así para buscar un trabajo mejor y salir así su zona de confort...
los amigos, pero si son los de las litronas de cuando teníamos 15 años, los de charlar en un banco hasta las tantas, los de liarnos el primer canuto... pero si cada vez que pienso en mis amigos siempre me vienen los mismos nombres a pesar de no verlos en años? y ahora tengo que andar los domingos con un grupo de singles sin gustarme andar, para salir de mi zona de confort y hacer nuevos amigos?
las personas somos rutinarias, de levantarnos a la misma hora, de desayunar en el bar de Juan, donde nos fían, de ir al mismo supermercado y charlar con la cajera y en fin, quien no tenga una zona de confort, ojalá la encuentre.
La religión. "Dios no existe, es un invento de los hombres ante su miedo a la muerte". Ahora somos "energía" y cuando te mueres "vas al cielo de las energías a hacer cosas con otras energías", pero sin f. ni ver la Champions, que eso no es cosa de energías, o mejor aún, "te quedas en tu casa a lo fantasma viendo como tu hijo quiere salir de su zona de confort".
Si quieres una regresión a una vida anterior, solo son 60 pavos. Te llevan hasta el lugar de tu ultima muerte. Garantizado.
o sea, que Dios no existe, pero yo soy una energía y por 60 pavos me llevas al siglo pasado a mi lecho de muerte?... y en fin, que quizás creer en Dios no sea tan malo, visto lo visto...
y una pena, pena por aquellas personas que cuando les pasan cosas malas y sufren, piensan que deben estar bien aún muy pesar de su tragedia.
"es que tu tragedia en un medio de crecimiento personal y debes aprovecharlo". "Y es que a esta vida vienes a prender y a crecer". "Y es que cuanto más fuerte eres la vida te trae cosas más duras". Y es que... a lo que yo digo a todo eso que es una p.m., que eso te hace sentir más desgraciado, que las penas hay que llorarlas, que al desgraciado hay que consolarlo y que a veces, lo mejor que podemos hacer por ellos es decirles eso de "tío, es que demasiado bien estas para lo que te ha pasado".
así que yo, me quedo en mi zona de confort y me repito, ojalá todos tuviéramos una zona de confort.


sábado, 22 de abril de 2017

El Camino.-

El Camino.

Uno empieza su Camino cuando decide hacer el Camino, aunque sea unos meses antes.
Hay que leer, informarse, fijar una fecha, hacer una lista, comprar... y todo esto es parte del Camino.
La leyenda dice que Santiago Apóstol llego en un barco de piedra sin vida a Santiago de Compostela.
Otros dicen que la Iglesia necesitaba Santos y milagros para tener feligreses y adeptos.
Hay que leer para saber. Los Templarios y la Orden de Santiago como defensa al peregrino de ladrones y asesinos.  Los hospitales y hospicios para sanar al peregrino. Los albergues y refugios como salvaguarda al peregrino. Y todo un comercio que se crea en torno al peregrino de ciudades, bodegas, prostitutas y sanadores que envuelve en la Edad Media el Camino del peregrino.
A unos los mueve la Fe, a otros el deporte y a otros " la moda", pero aquí todo vale.
El Camino siempre se hace desde la humildad, con lo puesto, dando las gracias por un plato de comida y un techo.
Por la tarde se va a misa, a que te bendigan.
Allí no eres "un chulo algo cabrón y mala persona que va haciendo el mal a su paso"... como me definieron hace poco. Allí lo eres todo y a la vez,  alli no eres nada.
Un tanto agnóstico, es reconfortante que alaben tu esfuerzo, que te deseen la Paz y que te bendigan.
Hacer la mochila con la lista. Se coge la lista, se pone todo su contenido sobre la cama, pero sólo se mete en la mochila la mitad... y siempre sobra de todo.
La humildad y la sencillez.  Solo debes madrugar, andar, observar y sentirte muy agradecido ante un plato de comida y un cobijo.
Allí no existen trabajos por defender, ni vecinos hijos de puta, ni multas que pagar. Allí solo existe andar, observar, ayudar y tener Paz.
Y ese es su secreto y por eso los que lo hemos hecho nos hemos venido tristes del Camino. Simplemente, no queríamos volver.
No queríamos nuestro coche de lujo, ni el glamour del trabajo, ni nuestra nevera llena de comida, ni mucho menos... al vecino hijo de puta. Solo queríamos andar, ser feliz y tener Paz.