*

*

lunes, 24 de septiembre de 2018

Una infancia feliz.

Una infancia feliz!!!

Era la huerta de mi abuelo Miguel, donde mi padre se había criado junto a sus cinco hermanos.
Muchas veces lo acompañaba, sobre todo cuando llegaba el buen tiempo y las tardes eran largas.
Allí se podía hacer de todo salvo, arrancar una flor o tirar un papel al suelo.
Siempre decía que las flores las tenía él para la huerta, para adornar la entrada y que ahí debían de estar los rosales, amarillos y anaranjados.
Solo cogíamos naranjas de dos árboles, “los elegidos”, porque las naranjas eran más dulces que del resto de naranjos… cosa que nunca entendí pero que tampoco nunca le pregunte.
La finca tb tenía su sistema de “alarma” casera: el agrillo.
El agrillo es una planta que crece en la huerta y que protege a las raíces de los naranjos de las heladas.
El tallo es verde y termina con una flor amarilla y la verdad, en primavera es muy bonita de ver.
Esa era su alarma.
Si alguien entraba o salía furtivamente de la finca él lo sabía porque el agrillo estaba aplastado.
La finca tb tienen una palmera Imperial de cuyo tronco, salen ocho brazos y un abeto gigante, de esos de los que te tienes que coger la cabeza para poder mirar su altura y no marearte.
Y en fin… ayer por la tarde, alargando la tarde, pasé un rato por la finca a honrar a mi padre y a recordar que yo, tuve una infancia feliz.


sábado, 22 de septiembre de 2018

Moto!!!

Moto!!!

en época de crisis... moto.

ya me pasó una vez.
no... fueron dos...
no... fueron tres...
no... han sido cuatro.

salir ha hacer una ruta...
desayunar viendo el mar...
quedar con Alberto sin quedar...
tomar una coca cola y charlar...

es increíble el nivel de paz y armonía que se puede conseguir encima de una moto.

la plena consciencia.
ir pendiente de la carretera y de los otros vehículos.
estar pendiente de los cruces.
como entrega su potencia al adelantar, sintiéndote muy rápido, cómodo y poderoso.

los amigos que haces con ella.
aventureros, desenfadados, inquietos, un poco locos... y es que de una reunión... siempre sale algo.
siempre sale vida, color e ilusión.

mañana nuestro iv aniversario de la creación del Motoclub.
próximamente rutas, curvas, comidas "en familia".
nuestra comida de Navidad...
algún que otro viaje...

y le debo mucho.

ella me presenta gente...
ella me da ocio activo...
ella me proporciona "mariposas en el estómago"...
y ella me hace sentir bien.

pero no vale cualquier moto.
ella me conquistó en el concesionario.
ella decidió entregarse a mi.
y fue ella la que realmente me compro.

así que esta entrada, es para ella.