*

*

viernes, 14 de julio de 2017

Despedidas.-

Despedidas.-

todas las despedidas son amargas y creo que me he hecho un profesional en despedirme.
siempre el mismo patrón. ante un enfado, la distancia y la frialdad.
hay que se muy valiente, en mi opinión para llamar, quedar y aclarar los malos entendidos, que lo fácil siempre es distanciarse y guardar silencio.
quizás, si hubiera tenido la capacidad de hablar , podría haber resuelto muchos de mis conflictos en lugar de dar la callada por respuesta.
uno siempre aprende. uno siempre va creciendo y a mis 47 años me he dado cuenta de algo tan vital, como es hablar. hablar para despedirte o hablar para reconciliarte, pero simplemente hablar.
esta primavera me esforcé en hablar con un familiar, aunque he descubierto que el es aún más distante y silencioso que yo.
tb me esforcé, siguiendo los consejos de mi madre, en llamar a otro familiar y, aunque el cambio no ha sido grande, si ha habido un cambio a mejor, pequeñito pero ha sido un avance y estoy contento por ello.
tb me esforcé en contestar algún que otro correo, de tragarme mi orgullo, mi falsa distancia, mi falsa frialdad, mi cobardía y de alguna manera, a mi manera, decir, estoy aquí, no estoy enfadado, casi todos los días me acuerdo de ti y te echo de menos.
y ahora me falta hacer una llamada, que no hago por cariño, por no hacer sufrir, por respeto, y mostrar agradecimiento hacia esa casa, esa familia, esos planes, esas palabras amables, esa persona y no encuentro el momento.
y la vida pasa. y 47 años son ya muchos años. y todo esto lo debí haber aprendido hace décadas y no ahora, pero una vez mas, el mundo femenino debe dar ejemplo al masculino y es que entre ellas, es importante hablar y aclarar.
a veces cuando veo mi situación, que no es mala pero podría ser mejor, siempre pienso lo mismo, si hubiera hablado, si hubiera clarificado.
Debo estar agradecido a las personas de buen corazón, que han creído en mi, que me han acompañado una parte de mi vida, que han sido amables y generosas conmigo y que antes o después, dejé en mi falso silencio y en mi falsa frialdad.


9 comentarios:

  1. A veces para que no desaparezcan las personas que valen la pena no hacen falta grandes cosas.
    Un poco de honestidad por ejemplo es suficiente en la mayoría de los casos.

    ResponderEliminar
  2. Ay Roberto!
    Cojeamos de la misma pata....no sabes como te entiendo, pero menos mal que lo has entendido, peor sería que siguieras en las mismas, no?

    Un abrazo y ánimo! :D

    ResponderEliminar
  3. Un abrazo mc y Lil. El caso es que hace unos años una compañera me sentó en una silla y me preguntó "te pasa algo conmigo?" Y siempre valore mucho su gesto. Fue valiente, cercana y prefirió "sentarme" a "perderme", señal de que me apreciaba...:)

    ResponderEliminar
  4. Las relaciones no son siempre fáciles requieren de mucha compresión y de cesiones mutuas. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Lo importante es que está la disponibilidad de dar el primer paso y como tus intenciones son buenas, verás como todo se resuelve. Saludos desde México

    ResponderEliminar
  6. Un abrazo jova. Esta primavera hice una trayecto con unas compatriotas tuyas en el Camino de Santiago. Charlamos mucho...jj...:)

    ResponderEliminar
  7. Un abrazo jova. Esta primavera hice una trayecto con unas compatriotas tuyas en el Camino de Santiago. Charlamos mucho...jj...:)

    ResponderEliminar